viernes, 19 de octubre de 2018

El que refrena su lengua protege su vida,
pero el ligero de labios provoca su ruina.

No hay comentarios: